Te amaré más allá del pensamiento.

Amaré el consuelo que dejaste en mi alma con  tu adiós
Aquellas dosis de amargura que quedo en mi alma al verte partir
Los días interminables Sientiendo las horas pasar
Y el pedazo de vida que te llevaste aquella tarde de abril.
Amaré los recuerdos de ti
En el avismo de mi soledad
En donde se quedan las mas tristes melodías
De las oscuras noches sin tu amor.
Amaré la complejidad tu silueta
Que difusa se ve a lo lejos
En donde se pierde mas allá del pensamiento.

Te dedico.

Te dedico la paz de mil jardines de girasoles
En este mundo multicolor
En donde el cielo se une con el mar
Y las mariposas revolotean por cada rincón.
Te dedico todos mis amaneceres
En tu habitación
Entre suaves besos
Y el susurro de tu voz
Te dedico todo mi amor
Al despertar
Te dedico simplemente sonrisas
En tu mirar...

Cuando somos sólos tú y yo.

Elévame al cielo con tus besos
Y Guárdame en tu corazón
Desvela mis silencios
Con tu presencia
Y quédate en cada rincón.
Déjame sentir tus caricias
Mientras cae el sol
Rendido ante tus encantos
Solo al oir tu voz.
Desviste tu cuerpo cada noche
Ahogándome de pasión
Y deja que mis manos aprendan
El camino de tu cuerpo
En la penumbra de la noche
Cuando solo somos tú y yo.

Tengo...

Tengo despertares pendientes junto a ti
Tengo sueños contigo que cumplir,
Tengo tu sonrisa grabada en mi alma
Y mil sensaciones de amor por ti.
Tengo mis alas volando al viento
Para llegar a ti
Y reposar en tu regazo
Perdiéndome en ti
Para que cures mis heridas
Y te quedes a vivir aquí
En este cielo inmenso
En el cual construire
El mas hermoso castillo
Para vivir allí
Lo mas puro de nuestro amor
Sobre caminos de rosas
De cuidaré para ti.

Silencio de fantasía.

Estoy en un silencio de fantasía
Lleno de sentimientos sin pudor
En lo sublime de tu cintura
Donde pierdo la razón.
Estoy en el crepúsculo de mis vanidades
Donde me arrasa el temor
De mis noches sin tus caricias
Ahogándome sin tu calor
Perdiéndome en mi recuerdo
Simplemente en este mundo de cartón.
Estoy cayendo en la tiniebla
De mi sentir sin tu corazón
En donde por todas partes te busco
Y me hago preso de los minutos
Cuando contemplo en solirario
Como avanzar las agujas del reloj.
Estoy pensando solo en ti
En esta fría habitación
Donde me quedan estas pocas fantasías
Que solo tú revives con tu amor.

Quiero vestirme de ti.

Quiero vestirme  el pensamiento de tu cuerpo
Y desnurdarte poco a poco tu sentir
Librar mis manos por todos tus rincones
Y perderme en la curva de tu cintura
Cuando el crepúsculo me sorprenda
En el roce de tus labios
Con el fuego inquietante
De esta pasión delirante
Que me deja sin razón
Ante la belleza se tu ser
Que me ahoga sin pudor.

Bébeme. . .

Bébeme en silencio
A sorbos... sin medida
Bébeme tan solo en soledad
Entre gemidos eternos
Que resuenan tras el cristal
Ahogándome en el nectar de tus besos
Cada mañana al despertar.
Bébeme en el crepúsculo que no acaba
En las horas inmensas en tu mirar
Con el  dulce calor de tus abrazos
Cuando acaba la tempestad
De la pasión de dos cuerpos
A la hora  de amar.

Enamorado.

Me enamoré del vértice de tu boca
De tu dulce mirar
De tus palabras que me deslumbran
Y de tu tiempo al pasar.
Me enamoré de todos tus silencios
De tus dimes y dirás
De tus letras color escarlata
Y de tu voz sin final
Que sutil resuena
En mis noches de invierno
De nunca acabar.
Me enamoré de tu silueta
Que deja tu sombra cuando te vas
Del deleite de tus besos
Cuando me odias
En este manto tierno y oscuro
Que dejan tus abrazos una vez más
Dejándome en el completo vacío
Y las horas muertas simplemente cuando no estás.

Sentado en silencio.

He aquí, 
sentado en esta fría habitación
En el ensordecedor silencio de mil palabras
Que se esconden tras la sombra del burdel,
Donde me ahogo en una copa de alcohol
Mientras las horas pasajeras
Del otoño, pasan en soledad
Desvaneciéndo los recuerdos
Mientras vivo y muero sin un final
Esfumándose lentamente mente con el humo de un cigarrillo
Y mi melancolía parece escapar
Hundiéndose mi mundo tras el cristal roto de la ventana
Cuando mis ojos comienzan a llorar
Y me quedo en silencio
Cubriendo con mis manos
El paso de mis lágrimas
Que llenan mi alma de esta lluvia eterna
Y que dejan mi vivir en esta absurda soledad.

Vivo.

Vivo en el tiempo a pasos lentos
Cuando los senderos de mi alma
Poco a poco se apagan
Inundando la cuidad de suspiros
Llenando la noche de soledad
Entre las flores que piso en el camino
Y el reflejo de tu mirar.
Vivo en los sueños rotos
Que duermen en mi almohada
Y entre las tibias caricias que olvide en tu piel
En aquel crepúsculo indomable
Junto a tu querer.
Vivo entre el cielo y el mar
Con las manos llenas de ayer
A la deriva de mi ser
Al despertar de mil sueños.

Simplemente quédate.

Quédate y no prometeré nada;  simplemente puedo darte horas de complicidad y minutos de ternura, silencios llenos de caricias y besos de amor.
Quédate y verás que soñar no es solo cuando se esta dormido
Que de mi mano te llevaré a un lugar especial
Dónde sólo tu y yo seamos participe
De esta aventura de nunca acabar
Simplemente quédate ...
y no te soltaré jamás.

Desnúdame, desnúdate.

Desnuda tu ser en mis manos

E invítame a pecar,
Provócame 
Con el suave roce de tu cuerpo
Y bésame sin piedad,
Desnuda tu alma
Entre sábanas blancas
Mientras mis labios susurran tu nombre 
quedándome preso en la curva de tu cintura
Mientras descubro la pasión en tu mirar.
Desnuda mi pensamiento
Con el suave vaivén de tus caricias
Y de la tibieza de tu cuerpo
Que  se descubre ante el velo de la noche
Dejándose entre ver en las sombras
Bajo el incesante desborde de sensaciones 
Entre mil promesas de amor
simplemente el silencio 
Mientras hacemos el amor
Llenándome completamente de ti
Esperando ver el amanecer en tus brazos. 




 

Vivir sin alas.

Me toco vivir sin alas

Y apartarme del camino
Dejando mis pasos al andar
Entre las desoladas horas
Que pasan cuando miro al cielo
Y parezco no avanzar.
Me toco vivir con ataduras
A mis palabras soñadoras 
Mientras mis pensamientos 
Se ahogan en un mundo multicolor 
Reinventando sentimientos en cada rincón 
Olvidándome de todos mis silencios 
En el umbral de mi soledad
Donde guardo todos los senderos
Y caminos del ayer
Perdiéndome entre las nubes
En un cuadro sin pintar 
Trazando lienzos simples 
Que forman parte de mi vivir.
 


Junto a ti.

Ámame en silencio tras la sombra del jardín, entre los silencios de nuestras almas donde me quedo junto a ti,
Necio de tanto amarte y preso ante tu querer.
Ámame en mis tristezas donde vivo y muero en soledad
Brindándome el suave calor de tus abrazos
En medio de mi tempestad, señalándome el camino de mi vida junto a ti
Llenándome de tiernas pasiones que dan sentido a mi vivir, en este nuevo camino que quiero recorrer junto a ti.

En la orilla de un Burdel.

Prometo llenar tu vida 

De dulces primaveras
Bajo el tierno refugio
De alma quinceañera 
Que solo anhela el vestigio
De mi vida en tu maleta
Entre sábanas de seda
Al paso de sueños en primavera
Prometo llenar tus silencios 
Con gritos de emociones pasajeras
En el dulce castillo de nubes blancas
En el vaivén de una quimera
Donde habita el murmullo 
De la soledad que espera
Sentada en la gaveta 
De este cuerpo que no espera
Y que se pierde en medio
De tu alma y los besos que se desesperan
Por Sobre volar tu cuerpo
En una noche de ramera
Persiguiendo todo el recorrido
De mis labios en tus piernas 
Mientras tu susurras muy bajito 
Que tu alma esta en pena
Por este cruel calvario
De vivir una noche plena
En tu cuerpo desgastado
Sin mis manos en noches ajenas
Cuando el sudor y el viento
Se mezclan en la tibieza que espera
Escondida en el burdel
De la mano de una cualquiera.


Bienvenidos



A un Rincón de Palabras que echa prosa, pensamiento y/o poesía, nos llevarán a lugares mágicos, lejanos y quizás inciertos, simplemente, por ser lo que son, solo letras del corazón que envuelven Sentimientos puros del Alma mía.

Páginas

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar

C.Herz. Con la tecnología de Blogger.

Visitas