Sonrisa Delirante.

Dulce sonrisa delirante
Que me embriaga sin temor
Que me embruja poco a poco
Convirtiéndose en mi devoción
Me lleva más allá del cielo
Con el deleite de tu voz
Con el sabor de un beso
Que me baña de pasión
Dejándome en el sendero taciturno de su resplandor
En el sublime pensamiento
De mil sonrisas con amor.

No quiero perderme sin ti

No quiero perderme en la oscura noche
Sin tu amor
Solo quiero perderme en todos tus amaneceres
Junto al silencio de nuestras soledades
En el desván de todas las nostalgias
De mi vida sin ti.
Quiero perderme en el desliz
de nuestras caricias  que nacen con amor
Y quedarme en agonía en las noches sin pudor
Quiero perderme en el pensamiento
Del inquietante mundo de algodón
Que celosamente nos mira ante tanta pasión
No quiero perderme en la melancolía ni en el desamor
Quiero quedarme en el sutil amor de nuestra vida por siempre
En el fuego de nuestro incesante amor.



Contigo, el cielo.

Voy a pintarme completamente de azul
Para que tu seas mi manto de estrellas
Y escribas por cada rincon dulces palabras de amor.
Voy a colorear nuevamente el cielo
Para trazar con suaves líneas
El camino a tus suaves caricias desatando el sentimiento que me lleva a ti
En tu mirar, a tus besos,
En la dulce melodía de tu voz
Siguiendo el vértice de tu cintura
Con tus tímidos pasos sin pudor
Sobre esponjosas nubes de algodón
Donde me pierdo en la inmensidad de nuestros silencios
Bajo la sombra de este infinito amor.

Lejos en tu amor.

Mil y una noches
En el frio de mi habitación
Bajo la misma luna
Pero lejos de tu amor.
Mil y una estrellas
Cubren nuestro amor
En la lejanía de un beso
En el mas puro sentir
De mi amor en la distancia.
Mil y un sentimiento
En lo mas profundos de mi ser
En el inmenso poder del amor
que vive en nuestro corazón
Esperando el momento
En que te pueda abrazar
Mirarte a los ojos
Y en un beso demostrarte
lo que mi alma habia callado
Y que ahora a tu lado,  grita sin compasión
El deseo de estar siempre junto a ti
Para no dejarte ir jamás.

Verte dormir.

Senti en silencio
La necesidad de verte dormir
Y solo me quede ahí
Mirándote...
Sientiendo tu suave respiración
Mientras mi mente vuela
Llevándome a tus sueños
Donde me pierdo contigo...
En tus brazos y en tu sentir
Convirtiéndome en el suave desliz
de tu sonrisa entre dormida
Para quedarme en ti
Y ser el gurdian de tus sueños
Al paso lento de las horas
en las noches sin final.

Sin tu calor.

Mi placer mas divino
Es el deleite de tu sonrisa
Y la belleza de tu mirar
Es el gozo de mi alma
Que me cautiva sin piedad.
Mi delirio simplemente es tu locura
En el breve espacio en que no estás
Entre el júbilo de tus palabras
Y los los pasos lentos de mi andar
En la desolada distancia
Que inhibe el roce de mis ganas de amar 
En el matiz de un beso de nunca acabar
Bajo la sombra infinita
De mi delirio de amor
Que solo tu puedes entregarme
En las frías noches que paso a oscuras sin tu calor.

Adicto a tu amor.

Enredame en tu ser y átame en tus sueños
Hazme el total sonido de tu voz,
Cautívame con tu encanto en las noches de desvelo
Y mátame de amor con tu pasión.
Cúbreme con un manto de suaves caricias
Cuando simplemente me falte calor
Y viveme muy dentro de tu alma
dejándome por siempre adicto a tu amor.

Un toque de locura y noches de calor.

Píntame una sonrisa
En aquellas nubes de algodón
Donde pasa raudo el viento
En el matiz de tu esplendor.
Guárdame en silencio
los colores de tu vida sin mi amor
En el recuerdo de caricias tempestuosas
Que me atan a tu voz.
Aquieta el revoloteo de mi alma
en la gris sinfonía de mi pasión
en la penumbra del tiempo
Que pasa ante mis ojos
Y me llena de dolor.
Atosígame los recuerdos,
Que se escapan lentamente
Y que duermen tirados
a la orilla de tu amor,
Aguardando aquel momento
En que a tu vida le haga falta
Un toque de mi locura
Y mil noches de calor.

Sueño Multicolor.

Me hice una oruga y me dormi
Abriéndole paso a los sueños
Llevándome en un viaje de suaves melodías
Entre formas y sonidos que deleitan al pasar.
Me sorprendió lo largo del camino, entre hadas y duendes
Con los mágicos colores del arcoiris en cada rincón
Navegando incesantemente por ríos de felicidad
Dejando el alma libre y sumido el corazón entre pétalos de emoción,
Donde mi cuerpo baila con total frenesí
Dándole rienda suelta a mi imaginación.
Y así me quedé... Perdido bajo la aurora
Con mis ojos en el tenue sol
Y sus rayos prematuros que armonizaban el lugar
Dejándome prisionero de este mundo multicolor
En medio de cálidos matices y el dulce sonido del tintineo de aves que cantan
Para mis oidos deleitar y que me acompañan en este viaje
Haciendo de mis sueños una hermosa realidad
En donde el suave cielo azul parece sonreír
Cuando el resuello del viento revolotea y
Trae consigo la magia sin final
A este mudo y solitario sueño que desata mi realidad
De letras, colores y música
En lo abstracto, consecutivo y retórico camino
Que dejan mis huellas al pasar
Despertando en la avenida principal
De mis propios sueños,
De los cuales no quisiera aún despertar...

                               Sueño Multicolor
                                  ~ C. Herz ~

Quiéreme hasta que me pierda.

Quiéreme hasta que me pierda
Y mis desvelos no tengan fin
Quiéreme más allá de mi locura
En las noches frías de abril
por los caminos
En que me siento perdido sin vida
Preguntándole a las horas por ti
El sendero de mi devoción
Por donde sigo tus pasos
Celoso de la brisa que te toca
Sonriéndole al murmullo que pasa entre los árboles
Dejando mi soledad amarrada a ti
Para encontrarte en mis sueños
Y en el robarme todo tu amor
Mientras me sigues queriendo
En el tiempo que no pasa en el reloj.

Enséñame a estar sin ti

Enséñame a ser feliz en tu ausencia
Y a amarte sin sentir
A ser libre como el tiempo
Que triste pasa sin tu vivir.
Enséñame a no perderme
Un domingo junto a ti
A ser partícipe de tus desvelos
En las noches de abril.
Enséñame a ser un burdugo
Fiel, casto y mudo de tu amor
Cuando la tormentosa melancolía me recuerde
Que solo en tus brazos encuentro el calor
Que a mi alma le falta
Cuando pierdo el pudor
De inigualables melodías
Que me dejan preso de tu amor.

Me tropecé con tu recuerdo

Me tropecé con la fragancia de la primavera
Olvidándome de todos mis silencios
Con un desliz de sensaciones
Que no logro comprender.
Me tropecé con la melancolía
En el baúl de recuerdos
Cuando los pasos lentos del tiempo
Me dejan en el abismo de tu sentir.
Me tropecé con el hilo que ata mi corazón
Bajo la noche estrellada
Que sublime se deja entre ver
Al amanecer de tus besos
Cuando solo intento amar
mas que tu recuerdo.

Bitácora de un poeta


Amanece lentamente
Abriendo los ojos al mundo
tras la ventana
Donde el sol se pierde en el cristal
Ensordeciendo mi alma
Con el suave despertar.
Se deslumbran sentimientos,
En aquel cuarto
de esa pequeña habitación.
En donde mi conciencia sale a volar
En cientos de momentos
Que a tu lado parecen no acabar.
Levantando tras mis pasos letras de una nueva aurora,
Donde mi pluma es libre
Por cada rincón,
Echando a volar cierta imaginación
Que se esconde entre sábanas blancas,
En los matices de tus caricias
Mientras veo tu cuerpo en nuestra cama
Desnudo, dulce y tentador
Pensando en perderme en ti,
En tus sueños,
Mientras paso de página en página
Deleitándome con tu tibio calor.
Y así, pasan las horas,
Mirando a lo lejos el reloj.
Con las manos vacias y calmas
Pintando sonrisas de mañana
Con el compaz de las olas
Que bailan sedientas
Sintiendo la suave quietud de mi mirar
Cruzando el umbral
Que separa mis sueños de la realidad,
Bebiendo un café,
Sentado en la orilla de las escalinatas
Mirando el mar.
Mi mente se escapa un suspiro
Y divagan en el horizonte
Mil palabras,
Entrelazando momento por vivir
Cuando camino por grises senderos
Entre armoniosas melodías
En las tardes de mi soledad,
Con tu imagen en mi,
Con tu amor en mi corazón,
Murmurando
mientras contemplo el sol caer en las colinas
Cuando el silencio de aquella tarde
Escucha el viento que pasa
Y aparecen tímidas estrellas
Y se quedan ahí,
En aquel cielo infinito,
Cubriéndome de emoción
Inundando todo mi pensar
Deshojando palabras en noches como ésta,
En donde sigo sediento de suaves otoños
Dormido a tu lado,
Soñando sin soñar,
Navegando entre mi conciencia solitaria
Y paisajes que se quedan en mi memoria
Mientras llego a casa
Y te veo ahí,  sonriente,
Con aquella ternura que estremece mi vivir
Que llena mis días
Abrazándome lentamente a tu cintura,
Mirando tus ojos de amor,
Perdiéndome,
Y volviendo a navegar por tus besos
Cuando el peso de la noche se siente y canta
Y volvemos a comenzar,
En esa pequeña habitación
Cómplice y testigo de mi
Esperando un nuevo amanecer,
Nuevas letras, nuevo sentir
Abrazado a ti
Abrazado a todo nuestro vivir.

                                       ~ C. Herz ~

Enredame en ti.

Enredarme en tu piel
En tu aroma, en tu ser
Hazme parte de ti
De tus silencios,  de tu vivir.
Desata un vendaval de pasiones
En nuestro rincón de amor
Cuando las luces de la cuidad se apagan
Y solo somos tu y yo en la quietud de un beso
En la complicidad de una mirada
En el paso de las horas explorando tu cuerpo
Sintiendo tus madrugadas
En el placer delirante de tus gemidos
Y tu respiración entre cortada
Que me inunda de pasión.

Al pendiente.

Tenemos algo pendiente tu y yo
El matiz de un beso
y tímidas caricias
Tenemos el paso de las horas
Y un vendaval de pasión.
Tenemos las noches infinitas
Y un cielo de nunca acabar
Y un millón de tintineantes estrellas
Que nos cubren con su luz
En aquel rincón
Donde se esconden nuestros cuerpo al amar
Junto al crepúsculo
Con interminables caricias
En las noches frías de abril.

Mar de amor.

Eres un mar de amor
Con suaves olas
Con la brisa a  tu favor
Entre la adversidad.
Eres mi llegada a puerto
En las noches de desvelos
Cuando me pierdo en el mar infinito
Sediendo de pasión.
Eres mi faro en medio de la trsiteza
Cuando comienzo a navegar
Entre un mar de tormentas
Que habitan en mi soledad.
Eres el sentimiento mas profundo
Que solo se deja aflorar
En la tibia aurora
Que se lleva mis pasos al andar.

He de pedirle a la vida.

He de pedirle al silencio que se apodere de mi
Que mis palabras no resuenen en la ciudad
Que se queden escondidas en lo mas profundo de mi alma
Y escaparme de todo lugar.
He de pedirle a la nostalgia que viaje conmigo sin piedad
Que se quede pegada a mi en mis sueños
Y que vuele con mis alas sin más
Lejos de toda incertidumbre
Al lugar de nunca jamás
Donde se quede entre besos y caricias
Entre flores de maravillas
Para que tu y yo podamos amarnos a escondidas
Queriendote con todo el corazón.
He de pedirle a la vida
Que me deje enfermo de amor
En un mundo lleno de fantasía
Donde seamos uno los dos.

Me acostumbre a ti.

Me acostumbre a la silueta que dibuja tu cuerpo,
A tu dulce mirar
Al cielo que suelo tocar cuando me besas
Y las inmensas noches junto a ti.
Me acostumbre a tu dulce voz
Con los susurros de tus te quiero
Cuando las horas no parecen avanzar entre tus brazos
Y el amanecer me sorprende abrazado a ti.
Me acostumbre a tus silencios
Y a todo tu amor
En aquellas frias madrugadas
Cuando tomas de mi mano
Y duermes con total serenidad
Me acostumbre simplemente a ti
A tu cordura y a tu sentir
Cuando me curas de mi locura
Y me atas a tu vivir.

Preso de ti.

Déjame desnudarte paso a paso
Sentir poco a poco tu respiración
Mirarte fijamente a los ojos
Y besarte con loca pasión.
Deja que mis manos te dibujen
Y que me acostumbre a tu olor
Para perderme en tu cintura
Y volverme loco de amor.
Deja que el insomnio se apodere de esta habitación
Donde las palabras sobren
Y te haga el amor
Para quedarme preso hoy aquí y siempre
Mientras nuestros cuerpos se conocen
Y nuestras almas se unan más
En este acto de amor infinito
Donde vivo y muero junto a ti.

Quiero beber del amor.

Quiero mirar tus ojos
En la cálida noche sin luna
Y vestirme con tu cuerpo
En nuestra pequeña habitación.
Quiero sentir tus silencios
Al momento de hacerte mía
Y robarme todos tus suspiros
Cubierto de pasión.
Quiero beber de tu cuerpo
cuando ya no exista el pudor
Entre susurros de cortas palabras
En el apogeo de nuestro amor
Entre sábanas mojadas
Donde construimos esta historia de amor.

Extraños.

Nos volvemos dos completos extraños
Al dar la espalda al olvido
Al sentir al silencio
En medio de tanta gente
En cualquier lugar
Donde somos dos simples almas Deambulando por cada rincón
Donde se pierden las dulces caricias
Que nos envolvieron de pasión.
Nos volvemos vulnerables a la melancolía
Que se pierde en tu mirada
Y en la nostalgia mía
Cuando un extasis de sentimientos
Nos llena el corazón.
Somos simples marionetas
Al son que se cuela por cada rincón
Donde me pierdo en medio de pensamiento
en este mundo de cartón. 

Atrápame en tus sueños

Esta noche, atrapame en tus sueños
Y desvelame sin piedad,
Hazme prisonero de mil silencios
Cautivándome en soledad.
Lléname de suaves caricias
Y déjame perderme en tu mirar,
Inundame de suaves sensaciones
Que nos pierdan en el humedal
Recorriendo cada centímetro de tu cuerpo
Amándonos sin ley ni piedad
Ahogándome entre suaves caricias
Escapándome de la realidad
Llenando todos mis vacios
Mientras me llevas más allá
Del límite de las emociones
Que despegan sin volver atrás
En un susurro que trae el viento
Dejándome sin alas para volar.


Ámame.

Ámame en el silencio de la noche
En los rincones de soledad
En el paso del tiempo
Cuando todo parezca desfallecer.
Ámame en el sendero de mil caminos
Que parecen nunca acabar
Con los pasos lentos que me llevan a tu final
Que me dejan en la perplejidad del tiempo
Cuando solo tu me pones a soñar.
Ámame cuando menos lo esperes
Y en cualquier lugar
En los miles de kilómetros que nos separan
Volando simplemente en una nube de amor
En los pliegues de tus sábanas
Por las mañanas al despertar
En la cobija de abrazos que guardo
En mi baúl de sentimientos
Que abriré ante tu presencia
En vuelo errante de tu compañía
Susurrante en silencio mis mil maneras de amar.

Recuerdo.

Recuerdo tu nombre
En agudo desliz de la noche
En el bocablo de mil espectadores
Y en los ojos de la cuidad.
Recuerdo tus pasos
En el largo camino de sonidos
En el destino que dibujan mis manos
Cuando me pierdo de la realidad.
Recueddo las alegrias de mis sin sabores
De mi vida junto a ti
En el ocaso de tu libertad
En los rincones de mil sentimientos
Cuando solo comenzaba a amar.

Te dí.

Te di la luz de mis ojos
Y un latir de mi corazón
Una pizca de mis silencios
En las frías noches de abril.
Te di el calor de mis amaneceres
Cuando la aurora se viste de gris
Tras las sombras del silencio
Que pasa junto a ti.
Te di la extensión de mis abrazos
Y el crepúsculo de mi sentir
Las horas perturbadoras de mi soledad
En el perpetuo témpano de tu corazón
Cuando suaves y blancas hojas no escritas
Queman el matiz de mi sensibilidad
Amándote en silencio
Sin perdón ni antifaz
Te di simplemente mi vida
Dejando todo completamente en soledad.

Hazme vivir.

No me quites la sonrisa
Lléname de sensaciones,
Y Hazme tocar el cielo con tu mirada.
Róbame completamente el corazón 
guardando en tu memoria
Lo simpleza de este amor.
Llename el pensamiento de color
En el  que el mar se refleje en tu rostro
Hazme olvidar el dolor
Contempla sin piedad este herido corazón
Ayúdame a apagar mis soledades
Con un beso cálido e infinito
Que cubra mi sentir
Bajo una radiante luna
Que me llene de un mundo de sensaciones
Con tu existir.

Quiero llevarte más allá de los sueños

Quiero llevarte mas allá de los sueños
En una nube de algodón
Donde pueda contemplar tu imagen
Escapándonos de la realidad
Para detener el tiempo y
sellar mi alma con tus palabras
Llenándome de ti
Alimentando mi corazón con tus palabras
Y quedarme así preso en tu sonrisa
Perdiéndome en la dulzura de tu mirar
Dejando que las horas pasen
Sin importar nada más
Que el sentir de nuestros corazones
Que parecen volar más allá de los sueños...

Como un Ángel.

Como un ángel llegaste a mi vida
A mis sueños y te acomodaste en un pedacito de mi corazón.
Llenaste con tus palabras mis días
Y mis pequeños momentos junto a ti
Se convirtieron en canción,
Cruzaste la barrera que tenía
Preso a mi pensar
Reduciéndo a simples todos los pasos
Que acompañan mi vivir.

Que pasó ...

Que le ha pasado al tiempo
Que se escapa de mis dedos
Al silencio,  que ya no guarda ningun pudor
Que ha pasado con mi alma
Que se quedo muda
En el espacio de mi habitación.
Que pasó con mis recuerdos
Que oscuro se quedó en el balcón
Donde la penumbra de la noche
Ahogaba a mi corazón,
con mi mirada bajo un manto de estrellas
En el sendero de mis tristezas
Que se pierden en las olas del mar.
Que paso con la melancolía
En los días de tempestades
Los cuales se apoderaban de mis dulces momentos
En los cuales no cerraba mis ojos
Para no sentir la realidad
En las horas de nunca acabar
Que me recuerdan que ya no estas.

Bienvenidos



A un Rincón de Palabras que echa prosa, pensamiento y/o poesía, nos llevarán a lugares mágicos, lejanos y quizás inciertos, simplemente, por ser lo que son, solo letras del corazón que envuelven Sentimientos puros del Alma mía.

Páginas

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar

C.Herz. Con la tecnología de Blogger.

Visitas