Pintaré.

He de pintar sonrisas en un cielo gris,
En las almas solitarias,
En la oscuridad,
En el vuelo de las aves 
En el otoño sin final.
He de pintar en medio del silencio 
Con pinceles llenos de amor
Para que nazcan dulces melodías 
Para llenar mi paleta de ilusión.
He de pintar las olas del mar
Con el vaivén del aroma a café 
Para iluminar los senderos 
De tantos caminos,
Mientras las hojas de los árboles bailan 
Y las flores le acompañan con alegría.
He de pintar la vida, para darle un hermoso tono pastel,
He de pintar el mundo para llenarlo de amor
un nuevo corazón herido,
el cual reviva con resplandor,
para respirar un dulce aroma de amor.


Si supiera...

Si supiera que la belleza tiene tu aroma
No dudaría en embriagarme de ti,
Si supiera que el sol cada mañana sale por ti,
No dudaría en viajar hasta el,
Prendido en un avión de papel, sin piloto y con un nudo en el corazón.
Si supiera que mi vida comienza contigo,
No dudaría en ser parte de ti,
En llenar todos tus espacios 
Y convertirme en un ángel para ti.
Si supiera que todos tus encantos tienen el color del alba,
No dudaría en esperarla día a día,
En desnudar mi alma al amanecer 
Para amarte sin fin.
Si supiera que el amor me lleva a ti,
No dudaría en hacerte feliz,
En implemente verte sonreír.
Si supiera que existe un lugar más allá del cielo,
No dudaría en recorrerlo junto a ti,
En medio de cálidas las nubes,
Sentados en una alfombra mágica 
De tu mano, muy junto a ti
Para escaparnos un poco de la locura
Y vivir nuestra realidad
Aquella que solo nace y muere junto a ti.

Alma de trovador, poeta y soñador.

Tengo el alma de blues y el corazón de poeta,
Los pensamientos llenos de amor
Y las letras tímidas de bohemio soñador,
La soledad de un mendigo y los tropiezos de un cazador.
Tengo los pasos de un patiperro errante,
Y muchos sueños multicolor 
Como un pintor desnudo sin paleta y sin amor,
Los sentimientos de un triste payaso 
Y mi caminar a un perdido recitador
Que transita por el escarchado camino
En donde se quedo en valor,
Donde se esconde la noche oscura 
Y donde me quedo yo,
En medio de tanta melancolía
En la trastienda del dolor...

Aquella historia de amor...

Quisiera escribir una historia de amor
De esas, que no tienen final,
De las que nunca se hablan, 
De las que todos sueñan.
Una historia que no tenga pasado,
De las que la vida trae consigo
En las horas en que menos la esperas
O el lugar que nunca quizás soñaste.
Quisiera escribir un sin fin de momentos, 
En los que el alma solo hablara 
Para llenar de poesía todo alrededor,
Cuando el crepúsculo llegue 
O cuando la luna se cruza con el sol
En el eterno amor que se entregan con cada resplandor.
Quisiera simplemente despojarme de tanta soledad, 
De tantos recuerdos, de todos aquellos adiós 
que se quedaron guardados en aquel baúl,
Cuando la luna menguaba y las estrellas no dejaban de brillar,
Dándole paso a mi vida en medio de la oscuridad de mis ojos,
Mientras cientos de hojas en blanco volaban a mi alrededor,
Esperando impacientes las letras que plasmen aquella historia de amor
Que nadie ha escrito jamás.


Soñando en la misma almohada.

Algún día soñaremos en la misma almohada,
En un mismo corazón,
En un millón de fragancias,
En donde solo exista el amor.
Algún día escribiré los mismos versos,
Cuando el día me sorprenda en tus brazos y en tu calor,
Sintiendo y llenándome de pasión,
Aquella que solo se desborda al verte sonreír,
Inundando todo de color,
Haciéndome seguir nuestro propio horizonte,
Cuando todo se llena de luz,
Cuando las interminables horas 
Se transformen en sonetos de amor 
Solo en tu compañía.
Algún día estaremos tú y yo en la misma sintonía
En la misma habitación 
En el mismo pensamiento,
En la misma inspiración,
Esa que solo tú provocas,
Esa que solo tú me das,
En los días en que solo soy poeta
Y tú la dueña de mi corazón.
Algún día soñaremos en la misma almohada,
Cuando nada nos quede que dar,
Simplemente amor.

Reina del lugar. (A ti Marilyn)

Resuena el jazz en medio del salón
Y tú, tan hermosa y elegante 
Robas toda la atención.
Tu risa, radiante se escucha por todo el lugar,
Llamando la atención de todos,
Quienes atónitos quieren conocerte,
Invitándote a bailar...
Mientras la música sigue sonando 
Y tú, sensual y arrogante,
Solo sonríes... Haciéndote desear,
Sabiendo que, dentro de tu corazón,
Solo existe un vacío, 
Que solo llena  cada gota de jerez,
Mientras el humo de tu cigarrillo se desvanece,
Y yo, sigo mirándote desde la esquina del bar,
Mientras el piano toca un sin fin de melodías,
Y tú eres la reina del lugar.


Dulce veneno.

Seré un dulce veneno para tu corazón 
Un suave hálito de suspiros suaves
Que atraviesen tu alma 
Dejando descubierta la puerta a tu amor,
El camino a tus sentimientos 
Y el paso libre a tu cuerpo encantador,
Donde pueda plasmar aquellas 
Dulces caricias llenas de amor,
Y el crepúsculo me sorprenda
Amarrado a ti, a tu cintura, a tus besos
A la calidez de tu piel,
Y a todos tus deseos,
Con el pudor en el bolsillo del pantalón,
Y  la seducción en cada yema de mis dedos 
Que lentamente se deslizan por tu espalda
Y recorren cada centímetro de ti
Mientras mis besos parecen conocerte de memoria
Desbordándose como una avalancha de sentir 
Mientras tú, seductora y radiante
Te entregas sin reparo 
Convirtiendo el contacto de tu piel y mi piel
En una explosión de pasión 
Que solo tu logras provocar 
Llevándome al éxtasis 
Dejando por completo todo tu ser en mí.


Te olvidaré cuando no recuerde tu nombre.

Te olvidaré, cuando mi corazón no recuerde tu nombre,
Cuando mi alma se canse de llamarte,
Cuando mis pensamientos no dejen de extrañarte y mi cuerpo ya no sienta el deseo de amarte... 
Solo ahí tendré razones suficientes para olvidarte de ti, 
para cerrar el capítulo de nuestra historia 
y comenzar de nuevo con páginas en blanco,
Para plasmar nuevamente, una historia de amor, 
una de esas que no tienen fecha de caducidad 
y que, llegan sin saber cómo, cuándo, ni por qué,
Simplemente llega, nos atrapa y nos pinta el alma de alegría
Reviviendo corazones triste 
Y dándole  paso a nuevas sonrisas 
Llenas de amor, llenas de ternura, Mientras en mi cabeza seguiré pensando...
Que tiempo tomara para irte de aquí,
Antes de abandonar mi vida...
Solo un invierno? Del cual las gotas de lluvia se encargarán de amenizar el lugar
Para que nadie note que en cada una de ellas 
Mi alma llora por ti...
O será que solo estarás en otoño? 
Cuando los árboles al desnudo nos saluden  con sus ramas vacías, 
dejando el tiempo en espera, 
cuando las manillas del reloj
Parecen no avanzar...
Quizás sea en verano, 
Cuando el calor sature hasta la ropa 
Y me envuelva en sueños, 
Dónde nos perdamos en un mar de amor
Intentando cambiar todo el pasado...
Sin mas compañía que una hoja en blanco y mi pluma,
Escribiendo nuevos versos llenos de amor
Para que no me sorprenda la primavera,  con la misma melancolía y desamor
Con el mismo matiz pálido, sin vida
Esperando que todo florezca, que todo fluya
Y me recuerde, que, es el momento de olvidarte
Para que con el renacer de las flores
También renazca el amor de la mano con mi vida.

Tibieza de otoño

Eres la tibieza del otoño
Con tu cuerpo angelical
Cuando la brisa del viento azota 
Contra ti como un vendaval
Que desata las pasiones
Que aquietan mi alma para amar
Mientras la palidez de tu cuerpo 
Buscan mis manos sin piedad
Y tú, cautelosa me susurras al oído
Que me apure en llegar 
A tu cuerpo desnudo, frío y delirante 
Y poderte amar, con el bravío excesivo 
Con que la pasión nos aprisionara 
Mientras nos olvidamos del mundo
Y solo damos  rienda suelta a nuestro huracán 
Que existe en nuestros cuerpos a la hora de amar.

Vacío existencial.

Hoy es una de esas noches en que las palabras vuelan, 
las horas pasan lentamente y yo, sigo aquí, 
Entre letras, entre versos y prosas
Que no consigo descubrir,
Entre silencios que aunque mudos 
Parecen gritar en medio de la noche oscura,
Dejando mi hoja en blanco...
Mirando todo alrededor, 
Mientras en mi mente todo parece volar
Dejándome en medio de la nada
Y en busca de todo sin piedad
Quedándome a la espera de mi inspiración 
Que me saque de este vacío existencial.

Mundo multicolor.

Tengo desvelo de letras 
En un mundo irreal y seductor 
Donde abunda la ternura y magia
Donde todo se irradia de amor
Dándole  paso a millones de palabras 
Con sueños multicolor
En donde cantan y bailan mariposas 
Y un duende juguetón 
Quien vela los todos los sueños 
Al compás de suaves y dulces melodías
Que resuenan en cada rincón
Mientras una luna dormilona  
sueña tranquilamente sin apuros ni temor.


Te debo.

Te debo este sueño
Y mil más  que vendrán,
Te debo el paso del tiempo
Que se quedó estancado en mis ojos
Una mañana de abril,
Te debo diez mil soledades 
Y otras cien sonrisas 
En la brisa de otoño que pasa por tu pelo
Mientras se dibuja tu sonrisa 
En medio del azul del cielo,
Entre cientos de nubes que bailan 
Al compás de tu dulce voz.
Te debo todas las madrugadas 
En al arrullo de tus brazos 
Mientras cálidos rayos del sol 
Iluminan tu cara,
Dándole  paso a tu hermosura por la mañana, 
Que es el igual que al medio día
Y que se conserva por la noche 
Hasta llegar al otro día,
Para enmarcar cada centímetro de ti
Del vértice de tu boca,
De la línea de tus ojos color manzana
Y tus labios carmesí que me invitan a probar
La dulce miel de tus besos, 
Mientras sigo contando los segundos
En que tu risa ilumina mi vida
Y mis manos solo buscan tu calor
Llenando el vacío que provoca tu ausencia,
Mientras te busco a lo lejos 
Con una dosis de amor.
Te debo todos los versos que no he podido escribir 
Y las prosas que se estancan sin piedad
Al margen de cada renglón de esta hoja en blanco,
Que solo llenas de tú con tu andar,
Convirtiéndote en mi poesía 
La cual no quiero terminar 
Dejando libre mi pensamiento 
En cada nuevo trazo en el cual solo  escribo versos de pasión,
Para embarcar un nuevo rumbo 
A  todos aquellos desvelos 
Que pasan cada noche en busca de una ilusión 
Aquellos besos fríos que se quedaron en el segmento de cada palabra
Que no pude decir,
Te debo tantas cosas por hacer,
Tanto por decir,
Que solo me quedo en silencio
Con un grito atormentado en mi alma
Y un eco triste de éste pobre corazón 
Donde me pierdo en la templanza de tu piel
navegando en el mar de tus sentimientos
Buscando el sendero de tibias noches de calor
Bajo un manto de estrellas 
Qué, bailarinas, escudriñan el rincón de nuestras soledades 
Cuando la luna mengua sonriente .
Te debo toda esta historia de amor y soledades,
De pasión y melancolía 
Al esconderse el sol cada tarde detrás de las colinas 
Y solo me quede pensando, soñando y a la vez amando
Todo lo que me sabe a ti
En medio de la melancolía.
 

Que le dirás a tu corazón.

Qué le dirás a mi tristeza 
Cuando la risa no vuelva a mí,
Cuando las soledades de mi alma
Se apoderen de mis noches y mis días.
Qué  le dirás a mis silencios
Cada noche de luna llena,
Mientras los sonidos en mi mente
Me atormenten y pierda la razón.
Qué le dirás a la tristeza que me acompaña 
En cada madrugada cuando anhelo tu voz.
Qué le dirás a mi melancolía, 
Cuando nada tenga sentido
Y me quede vagando en los recuerdos de tu amor,
Sumido en el arrebato de sentimientos 
que se apoderan cada segundo de mi mente,
Qué le dirás a tu inestable corazón 
Cuando pregunte por mis latidos
Cuando extrañe el calor de mis abrazos
Y el sentir de mi alma,
Dime, que le dirás?...


Vagabundo.

Soy un vagabundo sin palabras,
Sin prosa ni versos que escribir,
Arrogante, insensato pero soñador 
Que vuela cada noche en nubes de algodón 
Paseándose en un carruaje fino y elegante
Reluciente y pintoresco 
Donde corceles blancos y majestosos
Dan rienda suelta a este sueño embriagador 
En medio del inmenso cielo
Que se torna multicolor 
Mientras cientos de hadas mágicas
Revolotean por cada rincón 
Y unicornios de hermosos colores 
Bailan alrededor,
Convirtiendo el paisaje en un lugar alucinante 
Donde abundan la magia y la fantasía 
Inundando todo de color 
Mientras cientos de  ponys rosas 
Corren en campos de flores 
Dandole vida a este mágico mundo de amor.

 

Te debo esta historia de amor.

Te debo este sueño
Y mil más  que vendrán,
Te debo el paso del tiempo
Que se quedó estancado en mis ojos
Una mañana de abril,
Te debo diez mil soledades 
Y otras cien sonrisas 
En la brisa de otoño que pasa por tu pelo
Mientras se dibuja tu sonrisa 
En medio del azul del cielo,
Entre cientos de nubes que bailan 
Al compás de tu dulce voz.
Te debo todas las madrugadas 
En al arrullo de tus brazos 
Mientras cálidos rayos del sol 
Iluminan tu cara,
Dándole  paso a tu hermosura por la mañana, 
Que es el igual que al medio día
Y que se conserva por la noche 
Hasta llegar al otro día,
Para enmarcar cada centímetro de ti
Del vértice de tu boca,
De la línea de tus ojos color manzana
Y tus labios carmesí que me invitan a probar
La dulce miel de tus besos, 
Mientras sigo contando los segundos
En que tu risa ilumina mi vida
Y mis manos solo buscan tu calor
Llenando el vacío que provoca tu ausencia,
Mientras te busco a lo lejos 
Con una dosis de amor.
Te debo todos los versos que no he podido escribir 
Y las prosas que se estancan sin piedad
Al margen de cada renglón de esta hoja en blanco,
Que solo llenas de tú con tu andar,
Convirtiéndote en mi poesía 
La cual no quiero terminar 
Dejando libre mi pensamiento 
En cada nuevo trazo en el cual solo  escribo versos de pasión,
Para embarcar un nuevo rumbo 
A  todos aquellos desvelos 
Que pasan cada noche en busca de una ilusión 
Aquellos besos fríos que se quedaron en el segmento de cada palabra
Que no pude decir,
Te debo tantas cosas por hacer,
Tanto por decir,
Que solo me quedo en silencio
Con un grito atormentado en mi alma
Y un eco triste de éste pobre corazón 
Donde me pierdo en la templanza de tu piel
navegando en el mar de tus sentimientos
Buscando el sendero de tibias noches de calor
Bajo un manto de estrellas 
Qué, bailarinas, escudriñan el rincón de nuestras soledades 
Cuando la luna mengua sonriente .
Te debo toda esta historia de amor y soledades,
De pasión y melancolía 
Al esconderse el sol cada tarde detrás de las colinas 
Y solo me quede pensando, soñando y a la vez amando
Todo lo que me sabe a ti
En medio de la melancolía.
 

Aún te espero.

Si Te espero muy dentro de mis soledades
Aunque se que no vendrás.
Te espero, en el letargo del tiempo que no avanza
Simplemente por no querer avanzar,
Por ser prisionero de cada nube gris
Que cubre el cielo, dándole paso a algo parecido a lágrimas
Cuando no hago mas que recordarte
Y de sentir que , mientras mas te pienso, más me olvidas,
Y me desbordo en cientos de pesadillas 
Que invaden cada centímetro de mi ser,
Ahogándome en desesperanza , sin saber que hacer,
Simplemente, me queda, seguir esperándote 
como cada noche en mis sueños, 
como cada día en cada foto que llevo de ti en mi memoria,
Y aquí, en donde simplemente no se puede mentir,
Por ser el único lugar digno para ti,
Que está situado en medio del pecho
Muy cerquita de mi alma 
El cual lleva tu nombre, desde el día en que te conocí.

Te espero, simplemente muy cerquita de mi...

Una tarde cualquiera.

Todo comenzó una tarde cualquiera,
Cuando tus palabras sin golpe ni aviso
mataron mi corazón.
Recuerdo que la brisa era muy fría 
Y las nubes en el cielo amenazaban con  desbordarse en lágrimas,
Me quede perplejo, mirando todo a mi alrededor 
sin tener donde ir...
Y mis pasos lentos no me ayudaban a seguir...
Y yo, divagando, perdido en mi, 
Sin tiempo ni espacio, 
Sin mas que tus palabras que resonaban una y otra vez
En medio de tanto silencio que quedaba en mi alma
Después de tantos latidos moribundos que volvieron a extinguirse 
Se apagaron y quedaron hundidos por siempre
En medio de mi melancolía una tarde cualquiera.


Sub realidad de los sueños.

La sub realidad de los sueños
Nos invitan a ser partícipes de ellos,
En aquellos momentos en que todo nos parece perdido o lejano,
Siempre hay un sueño que nos vuelve a la realidad,
Siempre hay algo que nos hace sentir libres dentro de cada vuelo imaginario,
Por sendas y rincones que, quizás,
Nunca conoceremos por ser parte de nuestra imaginación, pero,
Que con los extraordinarios viajes de cada noche, 
Podemos vivir momentos inigualables
En medio del las luces y suburbios de la ciudad que nos agobia,
Tenemos el poder de tomar la llave de aquella puerta 
Que nos lleva directamente al mundo de los sueños.

Morfeo, cada noche, cada día.



La noche se pinto de mil colores
Para darle paso a un mágico lugar,
En donde comenzaré una gran aventura sin final.
Cada palabra o verso, tendrá un matiz especial,
En donde podré volar y sumergirme en grandes historias
De la mano de mi fiel compañero y confidente, sin desmayar,
En las grandes batallas que junto a el 
Voy a cruzar,
Rescatando a cientos de princesas,
Y luchando sin piedad,
Contra dragones de grandes alas 
Y revoltosos duendes llenos de ansiedad
En un bosque de cálidos colores 
Y sutiles formas en este mundo
Fuera de mi realidad.
Cada vez que llegue la noche,
La cita se dará en el mismo lugar,
En donde aguardan mis sueños
Y Morfeo me espera sin piedad,
Para librar diez mil batallas 
Mientras las horas parecen volar
En medio de múltiples colores 
Y arcoiris que nos siguen al pasar,
Con tenues pasos en los cuales parece escapar
Mi cordura de la locura 
En la silueta de hadas que bailan sin parar
en el sueño más profundo sin poder despertar 
De tanta luz y alegría que me hacen divagar
En la dulce sonrisa de Morfeo 
Contando los minutos al pasar, 
Quedándome aquí, lejos de la realidad 
Escondido en los rincones 
De la fantasía de mi subconsciente 
Junto a Morfeo, mi fiel compañero de noche y día.

Micro para el 3er. Reto. Concurso Cuentos Sabios. (Doctor, Corazón, Meses, Narcotizante)



Necesito algo para mi corazón, que no sea subreal, ni filosofía, ni un doctor que arruine mas mi existir, ya que todo en mi vida fluye al revés. Los meses pasan volando y yo sigo aquí, en medio de tanto silencio, viendo aquellas nubes a través de la ventana que pasan lentamente y me quedo alucinando en un rincón de de esta fría habitación.
Intento dar pie a mis emociones, pero los narcotizantes, me hacen presa fácil  de este mundo sin realidad mientras las manillas del reloj parecen no avanzar, perdiéndome en mi locura, sumido en la sombra, sin un resplandor de luz que alegre este mundo gris.
Así pasan y pasan los minutos, escribiendo mil historias, dejando volar mi imaginación, llevándome a aquel lugar donde todo parece perfecto en el suburbio del ruido de la gente y donde la ciudad no parece morir, dejando a mis ojos cansados, intentando huir de tanta rutina, escondiéndome en el crepúsculo del atardecer de mi alma.

Micro para el 2do. Reto. Cuentos sabios. (Paraguas, gabán, callejón, calibre)


Soy el principal testigo de los acontecimientos de mi vida. En aquellas noches en que el desvelo viene a tocar mi puerta, sin piedad, mientras la lluvia se deja sentir fuerte e impetuosa, dejando mi ensordecido silencio preso en mi vaso de whisky. Miro a través de la ventana y las calles me invitan a recorrer aquellos tenues rincones de la cuidad, tomando mi paraguas y gabán,  salgo. La lluvia y el viento golpea fuerte mi cara, y las luces se van apagando a mi paso, quedando en penumbras aquel callejón en donde se escuchan risas, entre gritos y gemidos... Para dar paso a un largo silencio, cuando un disparo rotundo se pierde en medio de la oscuridad,  dándole paso a mi curiosidad.  Acercándome lentamente, dejando el miedo en la esquina del burdel, sigo paso a paso, hasta encontrar tirado en el suelo el cuerpo de una mujer, con el rímel en forma de lágrimas y a su lado, un arma calibre 38, en medio de la nada, cuando la lluvia se hacia cada vez más intensa, tanto como los latidos de mi corazón, apoderándose de mi la desesperación y el miedo, aquella sensación de detener el tiempo y de no haber sido testigo de aquel encuentro desafortunado entre la vida, la muerte y el silencio,  y estar tranquilamente bebiendo mi vaso de whisky en mi habitación.

Qué es el tiempo?

Que es el tiempo?
Solo una pequeña partícula de segundos en donde se pierde la mayoría de las cosas, mientras simplemente la gente pasa sin mirar y el monstruoso sonido pasos lentos nos dejan en la perplejidad del espacio, cuando las almas vuelan alrededor del sol y el crepúsculo llega en medio del silencio.
Es la mínima expresión de las palabras que se las lleva el viento, en la relatividad fraccionaria de los sentimientos encapsulados dentro de un corazón que no sabe esperar, que no siente el paso de las horas, que simplemente no sabe lo que es el tiempo a la hora de amar, transformándose en la cuántica perfecta de aquellos insomnios que nos desgarran los sueños y nos hunden en lo que llamamos tiempo, en las frías noches de soledad...

Donde nacen los sueños.

Donde nacen los sueños
Encuentro tu corazón,
En medio de mil sonrisas 
Que se quedaron en cada rincón 
Cada vez que mis labios susurran tu nombre
En cada suspiro que vuela alto intentando alcanzarte 
A través de la fría brisa de abril 
En el crepúsculo de cada otoño 
Sin mas palabras que el sentir
Que nace en mi corazón
Y que solo lleva tu nombre.
"Donde nacen los sueños, simplemente estás tú".

Bienvenidos



A un Rincón de Palabras que echa prosa, pensamiento y/o poesía, nos llevarán a lugares mágicos, lejanos y quizás inciertos, simplemente, por ser lo que son, solo letras del corazón que envuelven Sentimientos puros del Alma mía.

Páginas

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar

C.Herz. Con la tecnología de Blogger.

Visitas