Éramos.

Yo era invierno
y tu primavera
en aquel desolado rincón
donde se quedo el silencio
perdiéndose en el horizonte
cuando la brisa suave
llenaba todo alrededor
entre susurros delicados
de la dulce voz del tiempo
y la mirada constante del pensamiento
que rauda pasa sin esperar
atando bruscamente al corazón.
Yo era soledad
Y tu silencio,
escondiéndose entre sonetos olvidados
que en la penumbra de la noche
se pierden en el abismo de dolor
mientras estrellas taciturnas
desde lo alto parecen llorar
mientras mis manos
sostienen un poco de mi alma
y de mi corazón
para dejar estancado todo mi sentir
y volver a caminar
con pasos lentos mi vivir.

Me pierdo en ti.

Me pierdo en su sonrisa
en el suave vaiven de sus besos
en sus alegrías y en todo su vivir.
Me pierdo en sus silencios
entre tantas pasiones y amaneceres
Me pierdo simplemente en la delicia de su ser
en el dulce tono de su voz
y en la lejanía de sus caricias en la tibieza de su mirada.
cuando mil suspiros se escapan y logras encontrarme
en el dobles de tu cama
donde se dibuja tu suave figura al dormir.
Me pierdo en tu pensar y en el roce de tu cuerpo
Donde siempre me pierdo al momento de amarte
y de donde no quiero salir
Para sencillamente no volverte a perder.




Esperarte.

¿En qué silencio he de esperarte?
¿En el que comienza en mi alma o en el que termina en mi soledad?
¿En los pasos simples del tiempo o simplemente en mi desván?
¿Dónde esperaré por ti?
¿En mis ansias locas de verte
o tan solo con una taza de café?
Cuando en mis frías noches de abril solo exista el recuerdo
y el pasar  de las horas se lleven mi bondad.
¿En qué vida tengo que esperar por ti...?
En la que te llevaste al partir?
o en la que nuevamente comenzaré a vivir
Ahora que no estás aquí? 

Me desperté con ganas de seguirte soñando.

Me desperté con ganas de seguirte soñando
con ganas de seguir abrazando tu recuerdo
en el cálido verso de tu aroma
donde se dibuja el matiz angelical de tu rostro.
Me desperté con ganas de ti
de tus tiernas y suaves caricias
con aquel gustillo de tu ser
cuando pequeños rayos de sol
anuncian la tormentosa mañana
que implacable me separa de ti.
Me desperté con ganas de seguirte soñando...
Simplemente para seguir siendo parte de ti.

Rueda...

Rueda el silencio
tras las sombras de cristal
en sutiles atardeceres
que despoja el alma mía.
Ruedan los sentidos
en el tras luz de sensaciones
en donde habita el murmullo del viento
que pasa raudo sin parar.
Rueda el triste amanecer
en la nueva aurora
cuando brotan sencillas palabras
que cautivan mi ser
en el infinito espacio de mi vida
aquella vida vacía sin tu amor.

Alma en soledad

Albedrío jubiloso de sentimientos
tras sonatas de tempestades
en el impetuoso desierto de tus caricias
en donde murió mi amor.
Inquietante desvelo de senderos solitarios
ahogados en el abismo de tu recuerdo
que parecen desvanecerse en el crepúsculo
 lleno de soledades
en el frío amanecer de mi alma en soledad. 

Estoy cerca de ti

Estoy a un sueño de encontrarte
entre sábanas blancas
en este oscuro lugar.
Estoy a solo segundos de descubrirte
en el silencio impetuoso de mi corazón
entre pensamientos y emociones
en cálidos amaneceres junto a ti.
Estoy a centímetros de tocarte
en lo mas profundo de mi imaginación
donde puedo desnudar mi mente
con tu belleza angelical.
Estoy tan cerca de ti
pero a la vez tan lejos
que solo mis palabras logran alcanzarte
En este tiempo de sentimientos
que solo tú logras aflorar. 

Para llegar a tu corazón

Para llegar a tu corazón construiré fábricas de sonrisas
suaves caricias de cristal y mil sensaciones de colores
bajo un cielo cubierto de rosas,
donde estrellas multicolores iluminarán por siempre tu caminar.
Navegaré por rios de felicidad
y llevaré a tu ventana arcoiris de pasión
en el sutil encanto de palabras de azúcar para matizar tu corazón.
Sembraré besos a los pies de tu balcón
y construiré una escalera al cielo
para guardar en el simplemente tu corazón
bajo siete llaves de sentimientos,
mientras grabo tu nombre y el mío
en el reflejo de tu mirar
mientras mis manos dibujan
campos de serenidad y arrabales de comprensión y lealtad
con la pureza de un mundo solo para ti
donde proclamaré mi amor por ti en cada mañana
y en el anochecer cubriré tu  delicado ser y sentir con pétalos de flores
para caminar tomado de tu mano hacia la felicidad.


Nebulosa desolación

Estrella de media noche
Ambiciosa luna de cristal
Inalcanzable silencio  llenando todo alrededor
en los Incesantes segundos transcurridos
a lo lejos del romeral.
Inquietante susurro de la brisa
del corto sonido del tiempo
en el crepúsculo convertido en llamas
que despoja tibias tristezas
en el sin sabor de palabras
ocultas bajo tu vestido desgarrado
por tornados que sin piedad
arrebataron el cansancio del olvido
en los momentos que solo mi alma recuerda
cuando las lágrimas brotan sin avisar
Nublando la pasión de mi alma y corazón. 

Hoja en blanco.

Hojas en blanco
entre mi sueño perdido
y la dulce melodia delirante de tu voz
Mientras pequeños trozos de mi alma
van cayendo lentamente tras el cristal
apartándome de la realidad existente
entre locura y tormentas de sensaciones
que borran los quejumbrosos pasos del silencio
en la oscuridad de la fria tarde de abril
Dejando sin escribir las páginas de mi vida
esperando plasmar las mejores letras
escritas sutilmente con plumas de serenidad
en el ruidoso camino de mi vivir.

Errante destino.

He marcado mi destino
con las voces del silencio
mientras suaves pétalos de flores deslumbran mi mirar
y todo parece lejano.
He sido prisionero de los más bellos amaneceres
cuando mi locura errante
gritaba en el fondo de mi alma
las desesperanzas de todos los recuerdos.
He perseguido mil y un sueño
montado en una nube de algodón
vislumbrando estrellas multicolores
que iluminan el paso de caricias distantes
cuando la noche parece acabar
y me sorprende la luz del nuevo día
con las horas que ya no volverán. 
 

Del polvo a la soledad.

Ha nacido desde el polvo
y es allí donde un día llegaré,
quedándo inerte pero sin cansancio,
solo, pero con recuerdos fugaces
de una vida de sin sabores en medio de la nada.
Quedaré sumido en la agonía por los míos
imaginando aquellos rostros tristes
y aquellas almas sin resignación
Más no estarán solos
por que viviré eternamente en el pensar y sentir de esos corazones
Y aunque, ya no queden más abrazos para dar,
ni más caricias que recibir
Sobreviviremos a los recuerdos
de todos los buenos momentos
bajo el mismo cielo y cruzando aquel puente de madera
rechinante al pisar
quedaremos hundidos todos en la tormentosa desdicha
cuando nos toque cruzar la puerta del silencio
que nos lleva directo a la soledad.

Sinfonías.

Sinfonía de tus besos y amaneceres de placer
en una cálida habitación
mientras las horas parecen no avanzar
y pequeños rayos de sol rozan tu cara.
Sinfonía de silencios
en las tardes de nuestra soledad
en los minutos robados al tiempo
cuando todo parecía acabar.
Sinfonías en las noches de desvelos 
cuando tus besos son volcanes de pasión
y estamos de vuelta en esta cálida habitación
para volver a comenzar una y otra vez
en este nido de amor
que no tiene final.


El ruidoso espacio de tu adiós.

Quiero escribir con tinta los recuerdos de este amor
los silencios y momentos olvidados en esta oscura habitación.
Quiero sellar mi memoria cuando el amanecer
Me sorprenda entre calvarios y desdichas
por estar preso de ti en tu ausencia.
Quiero perderme en el sueño impetuoso de la noche
para plasmar gotas de felicidad
en el abismo de sensaciones y el encanto de tu triste y agonica despedida
aquella tarde fría.
Quiero simplemente dejar mi mente en blanco y seguir soñando
en el ruidoso espacio que dejo tu adiós.

Guárdame

Guardame un silencio convertido en canción
y una noche de tormento
convertida en tempestad.
Guardame un amanecer de placeres
en el dobles de tu mejilla
para dibujar en ella un corazón
y guardar el matiz de tu rostro angelical
por cada rincón.
Guardame la añoranza
de volver a despertar
bajo tus suaves caricias
donde parecía volar
y verme reflejado en tus ojos para al fin despertar
cuando tus pasos firmes
guien a mis pies cuando no puedan avanzar
en el multicolor ocaso
de tu corazón y el mío
para poderte amar.

Besos y silencios

Tus besos saben a miel
en el sin sabor de mis labios
y tus caricias son el deleite de mi piel
en la oscuridad de la noche
cuando nadie nos ve.
Tus silencios son los gritos de mi alma
en el abismo sin fondo
llenos de recuerdos de desolación
cuando tu aroma me embriaga de sensaciones
de nunca acabar
en el apacible amanecer
cuando tu sonrisa sencilla y plena
iluminó para siempre mi existir.

Calvario de tu voz.

Noche de silencios, susurro de amaneceres
entre la serenidad del olvido
y la lejanía de los pasos del tiempo
que corren poco a poco
con las agujas del reloj
mientras la brisa se cuela
suavemente por el viejo desván hasta llegar a ti.
Y así, en medio de cumulos de estrellas
y entre lágrimas saladas contemplé el horizonte
cuando nubes parecían pintar el cielo
Sentí que mi alma se desvanecía
en el trasluz de erráticos sentimientos
que apagan poco a poco el alma mía
llenando de pasión y dolor
el agónico calvario de tu voz.

Pasajero de sueños.

Soy un repartidor de sueños, de ilusiones y bondades
en los senderos de la tristeza
en la tibieza de mil abrazos
y en los besos escondidos.
Soy pasajero del tren de melancolías,
dónde viaja la desolación de las almas
que corren apresuradamente en el tiempo
dejando vacías las puertas del olvido
en un suave manto de estrellas
bajo un inmenso cielo lleno de dudas
que incesante vagan en mi memoria
cuando la luna canta  suaves melodías
que parecen el susurro del viento echo canción.

Felicidad

No quiero una ilusión
que ensordezca mi alma
quiero una realidad que me haga vibrar
más allá del cielo
de tu mano y a tu lado
entre nubes de algodón
y senderos de colores.
Quiero tu presencia en mis amaneceres
y al caer el ocaso
para mirarme en tus ojos
y conocer la felicidad.

Extasis de amor.

Quiero beber el dulce nectar de tus labios
y embriagarme de tu amor.
Desatar todas mis pasiones
con tus caricias
y al momento de amarte
hacerlo en total plenitud
cuando el amanecer nos sorprenda
en el extasis de dos cuerpos
que buscan liberar los sentimientos
que tienen preso
al corazón y alma de dos enamorados.

He...

He caminado bajo el manto de la noche
entre tempestuosos silencios
y ruidosos amaneceres en soledad.
He sido prisionero de emociones
y vagabundo de caricias
bajo los ocasos de sueños
perdidos en la realidad.
He vivido realidades de desvelo
ante tu mirada de desolación
cuando mis versos solo eran letras
buscando el sentido de la pasión. 

Bienvenidos



A un Rincón de Palabras que echa prosa, pensamiento y/o poesía, nos llevarán a lugares mágicos, lejanos y quizás inciertos, simplemente, por ser lo que son, solo letras del corazón que envuelven Sentimientos puros del Alma mía.

Páginas

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar

C.Herz. Con la tecnología de Blogger.

Visitas