Lejos de la realidad.

Eché mis sueños a volar en medio de mis silencios, 
Mientras escuchaba al tiempo pasar, 
Dando pasos cortos y muy lentos 
Al compás de un tic tac,
Cuando todos duermen, cuando nadie me ve pasar, 
En la oscuridad de las sombras,
En el desliz de mi despertar,
Empapado de nostalgia, 
Ahogado de soledad,
Cuando la brisa del otoño baila,
Cuando las orquídeas mueren sin piedad,
En medio de un sendero oscuro, 
En el fondo de mi pensar 
Mientras cientos de estrellas cantan 
Mudas, sin voz ni tempestad 
Esperando taciturno en los confines del tiempo 
Azotado por un vendaval,
Mientras sigo ahogándome en mi pensamiento
Llenado aquel lugar, 
Escribiendo pequeños versos sin final
Pasando de hoja en hoja al viento 
Esculpiendo mi pequeño mundo 
Lejos de la realidad. 

Pensando en ti.

Deja que me embriague 
Con el matiz suave de tu voz
Con la textura frágil de tu piel
Con el vaivén de las melodías tu alma
Mientras mis ojos se pierden en el horizonte de tu cuerpo
Y mi voz se deleita susurrando bajito tu nombre a la luna.
Deja que me quede suspendido en el infinito de tu mirar,
En el recóndito lugar de tus silencios 
En medio de todas las soledades,
Y en el largo caminar de tus pasos lentos.
Deja que me embriague en el tiempo que transcurre en la perplejidad de tu sonrisa,
En el arrullo de tus abrazos
Mientras la brisa pasa, revoltosa,
Cuando tus palabras resuenan en el arrebato de mi ser
Y el crepúsculo se queda a oscuras cada vez que sueñas.
Deja que me quede en ti, 
En el sosiego de tu paz
Cuando la aurora me sorprende con la mente en blanco, solo pensando en ti.


Cielo Escarlata.

Me perderé en un cielo color escarlata,
Cuando la luna mengüe entre pequeñas nubes de algodón
Y la noche, más negra que de costumbre, se pierda alrededor de las tenues sombras, que, sigilosas opacan al sol, 
en el vestigio de blancas melodías que llegan al alba como pistilo en flor
mientras dibujo en mi mente mil caras a un sonriente sol, 
Que se esconde entre bosques llenos de rocío y niebla 
Entre la desdicha y el amor
Entre palabras en verso y prosa
Entre aquellos minutos mudos llenos de dolor
Mientras las horas, parecen no avanzar 
En aquel viejo y lento reloj, 
Que parece contar historias, que me llena de ilusión 
Cuando en mis desvelos parecen detenerse los recuerdos 
Perdiéndose en la arena,
abrazando lentamente al tiempo, cuando la brisa pasa y se descuida, en el sosiego de mi alma,
en el arrebato de este tormento, que, sin lamentos, 
Trae todas las noches el silencio  y aquella triste melancolía que poco a poco y en penumbras, mata sin dolor.

Reminiscencia.

No quiero otoños sin ti
Ni abriles perplejos en el cristal
En las frías madrugadas que parecen no acabar
Cuando la brisa se cala en la ventana 
Y tu sombra parece cubrir todo alrededor 
Desvaneciéndose lentamente en el umbral de mis recuerdos
En la reminiscencia de mi alma
Perdiéndose en mi desolada soledad 
La cual habita en cada rincón de mi ser
A la espera de tu retorno sin final.


Amor verdadero.

Dicen, que el amor verdadero no muere,
A pesar del tiempo, de la distancia,
Y de todas aquellas circunstancias que nos llevan al olvido,
Qué, Existe un delgado hilo rojo, 
El cual nos lleva siempre a ese amor 
Aun no Siendo perfecto, pero que nos aprisiona tan fuertemente 
Que nos deja sin respiración 
Y nos inunda de sentimientos color rosa
Nos hace recordar que solo se necesita ser amigo, en aquellos momentos de dificultad 
amor, cuando la luz de la luna nos sorprenda con un beso de pasión,
amante, en aquellos minutos de entrega total,
en donde somos uno al momento de amarnos 
y cómplice, cuando se desata sin medida simplemente al saber que existe
Y que no abandona cuando quieres estar en soledad.
Dicen, que los amores verdaderos solo ocurren una vez en la vida
Y que te marcan para siempre,
Que no importa cuanto tiempo pueda pasar,
Simplemente, llegan, se quedan en aquel lugar del corazón 
Y jamás mueren.

Esta noche.

Esta noche tiene un no sé qué,
Que llena el alma,
Que pinta de mil colores el manto negro del cielo,
Abriendo puertas y ventanas,
Dejando asomar la melancolía 
Y con ella también el amor,
El cual florece cual cerezo en flor en primavera,
El cual muere como el pétalo de una flor a la luz del alba.
Esta noche tiene un no sé qué 
Que me embriaga 
Y que me invita a beber de ti,
De cada rincón de tu piel,
De ese tímido susurro de tu voz al amarte,
En donde me pierdo, 
En donde vivo,
En donde renacen los otoños 
Y donde muere el olvido,
Lejos de todo lugar
Cerca de cada sonido.
Esta noche tiene un no sé qué 
Que me invita a soñar,
En una dulce melodía 
En un vuelo sin final.

La vida pasa...

Hay detalles que reviven sentimientos,
Hay palabras que llegan al corazón,
Hay momentos que perdidos en el tiempo, 
Que simplemente se convierten en canción,
Cuando el alma llora,
Cuando se pierde la razón,
Cuando se escucha el eco del silencio 
Retumbando dentro de cada dolor.
Hay caricias que no se olvidan,
Hay sentimientos que vuelan a la deriva, cerca del sol,
Cuando la nostalgia revive las horas ya muertas del reloj,
En el vaivén del caminar del tiempo,
Cuando la brisa arremete y se lleva en un segundo todos los recuerdos 
Dejando soledades en la lejanía de suaves melodías 
Que callan y se pierden en la dulzura de tu voz
Mientras la vida sigue 
Y pasa lentamente sin mirar atrás.


Alas para volar.

Quiero alas para volar muy lejos del sol
Y perderme entre la luna y las estrellas,
Plasmar de negro la noche con un puñado de estrellas tintineantes
Las cuales iluminen el sendero de los enamorados, 
Que sueñan con robar aquel recóndito lugar lejos del suelo
Pero que sin más, queda olvidado en un rincón del corazón
Cuando amanece y el sol vuelve a brillar,
Dejando el pensar libre y lleno de anhelos
Invitándome a volar, como cada noche, en un ave de cristal por el inmenso cielo.

Amor a gotas.

Nunca pensé que esto sería tan difícil
Aferrarme solo a tu recuerdo,
Al sonido delirante de tu voz 
En aquellas noches frías en que tu calor me abrazaba 
con tal fuerza que parecía que nunca se iría de mi lado
Que se quedaría por siempre tras el umbral de mi puerta,
Para amarte mañana y siempre,
Para no seguir en soledad.
Nunca pensé que fuera tan difícil 
Amarte descomunalmente, 
Y que tú estés tan lejos de mi
En otros brazos que me roban tus noches, tus besos, tu amor
Mientras sigo soñándote cada noche
Esperando nuestro encuentro casual
En donde te doy mi vida
Y tú me entregas los restos de tu amor a gotas.


Taciturna errante.

Taciturna, eres mi amor errante
Mi princesa descolorida, 
En Mi alma sin distinción,
Eres la flor en arrullo de mi constelación fascinante
En donde el tiempo se detiene y todo gira en torno 
Al velo implacable que cubre todo a tu alrededor de la noche,
Eres mi historia que pasa a pasos lentos,
Y al contrario de las agujas del reloj
En el matiz del tiempo 
Y la vaga expresión un acongojado otoño gris,
En medio de mariposas multicolores que viene y van
Como si fueran notas del alma mía, 
Susurros de esta melancolía 
Que se pierde en el revés del manto hostil de los rayos del sol
Cada mañana al despertar, 
mientras tú, taciturna, escondida dentro del alma mía 
Te apoderas de todos mis días 
Embriagándome, en silencio, cada vez mas de ti. 




Perdido en ti.

Y así fue como termine perdiéndome en ti 
En el eco de tu silencio,
En la constancia de tu lejanía,
En el susurro de la voz de mis recuerdos, 
En el arrebato de mí locura 
La cual, se apodera de mí cuando no estás.
Así fue como terminé aprendiendo todo de ti,
De tus gustos, tus manías, tus soledades, 
De aquel secreto que se oculta en el desliz de tus labios 
Cuando las hojas caen y se duermen apaciblemente las estrellas rebosantes de fulgor,
Cuando la luna parece cantar al ver tus hermosos ojos, esos, que, iluminan todo alrededor
Cuando estás junto a mí.
Así fue como termine perdiéndome en ti, 
Una cálida noche del mes de abril.


Historia sin final.

Es el comienzo de una nueva historia, 
De esas qué, nunca tienen un final,
De las que se dan solo una vez en la vida,
De las que nos matan sin piedad.
Es el comienzo de millones de abrazos,
De esos que nos rearman el alma,
De los que no nos queremos separar,
Pero, que suelen acabar al paso de los días, en los momentos de soledad...
Es uno de los 364 días que aún quedan por vivir, por soñar, por sentir 
Por ser parte de esta historia 
En la cual me quiero quedar y ser protagonista principal de este mundo sin final. 

Vuelvo a ti.

He vuelto a encerrarme en el carmín de tus labios, 
en la arrogancia de tus besos, 
en aquel sendero que dejan tus huellas al pasar,
En el arrebato de tu ser indomable.
Que me perturba y me ata.
He vuelto a sentir la necesidad de volver a ti
Para poder volar libremente por tu cuerpo
Para perderme y resucitar,
Para amar y esperar
Aquel insaciable amor que solo tú me das. 
He vuelto a caer en ti, 
He vuelto a ser preso de mí...

Te sigo queriendo aquí

Y te sigo queriendo aquí, 
En éste, mi mundo, 
Donde los sueños vuelan 
Y las palabras quedan plasmadas en el cristal,
Mientras cientos de mariposas revolotean cerca de ti,
Admirando la belleza que irradia tu sonrisa,
En el crepúsculo de mil madrugada mudas,
Mientras sigues constante 
Entre mis recuerdos, entre mis soledades,
Entre el susurro de tu nombre,
Entre mis días y mis noches lejos de ti.


Bienvenidos



A un Rincón de Palabras que echa prosa, pensamiento y/o poesía, nos llevarán a lugares mágicos, lejanos y quizás inciertos, simplemente, por ser lo que son, solo letras del corazón que envuelven Sentimientos puros del Alma mía.

Páginas

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar

C.Herz. Con la tecnología de Blogger.

Visitas