La mujer que amo.

La mujer que amo
Para mí,  es un poema,
Que sencillamente complementa
Mi alma de poeta,
A la cual escribo dulces versos
con la fineza del amor
Y suaves letras.
Simplemente parece ser mi prosa
Que me llena cada rincon de alegría
Y deja atrás mi melancolía
En las noches en que me abrazo
A tu recuerdos sintiendo tu lejanía
Cuando mis suspiros van en busca de su amor
En el arrebato de mis ganas de verte
Para morir entre tus brazos
Bajo un arcoiris de amor
Que llene las inmensas horas sin ti
En la agonía de no sentir tus labios
Cuando mis poemas se convertian
En amor, tan solo para ti.

Mundo sin color.

Sigo el sendero de mi vida
Con pasos lentos
Que se vuelven somnolientos al andar,
Dejando mi sombra tenue
Entre matorrales sin color,
Mientras recorro el tiempo
Entre las sombras que dejan mi sentir,
En la cálida madrugada
De mis  débiles suspiros
Cuando la sonrisa de mi alma
Parece florecer en el horizonte,
Bailando con las olas
Dejándome sentir el suave vaivén
De los recuerdos
Que pasan raudos tiñiendo de azul mi corazón
Coloreando toda mi vida
Y rescatando en un velero de amor
Éste, mi mundo sin  color.

Ella, es un poema.

Ella, era simplemente un poema
Entre suaves melodías
Y sutiles versos
Que día a día pasaban por su ser
Y que con la mirada baja
Parecía simplemente entender.
Soñaba entre líneas llenas de suspiros
En la temerosa salida de un adiós
Entre prosas de agonías
Y solitarias estrofas de pasión,
Cuando el silencio de mis letras
vuelan como el viento
Y pasan por la ventana de su corazón
Entre rimas ensordecedoras
Que tallan dulces palabras en sus labios
Cuando el matiz del tiempo
Enamoraba todos aquellos versos
Que sin piedad dejaron preso
Tu amor junto a mi corazón.  

Libre entre mis momentos.

Quiero ser libre entre gorriones,
Entre la sombra de la luz,
Y en los recovecos de todas las palabras
Por en cada estación.
Perdiéndome en la soledad del tiempo
Para huir de toda realidad,
En una nube de algodón
Que no tenga dirección
Llevándome los confines de mi propio universo
Para vivir de emigrante en tu corazón
Viendo la luna desde las montañas
Para despertar al lado del sol
Libre,
Pero con la sonrisa empapada
De mágicos momentos
Que aún me quedan por vivir.  

Perplejo.

Perplejo tras el cristal,
Con la mirada perdida en este atardecer
Sueño buscando tu corazón
Entre silencios
Que gritan dentro del alma mía
Cuando las gotas de lluvia caen
Y mis manos se deslizan siguiendo su huella
Mientras miro el reloj
Que parece no avanzar
Olvidándose de que sigo aquí
Vestido de gris
En blanco y casi negro
Reflejando mi mirar
En la luz del atardecer
Mientras las aves cantan
Ensordeciendo mi pensar
En la agonía de un beso
Que espera en aquel umbral
Donde termina mi soledad
Y comienza mi melancolía.

La delgada línea que me separa de ti.

He de cruzar la delgada línea
Que separa mis labios de los tuyos
Mis caricias y tu amor.
He de pasar por mil caminos
Para llegar a ti
Con un ramo de flores
Que demuestren mi amor
Entre suaves sonrisas
Y dulces miradas de amor.
He de ser para ti
Más que un sueño
Más que una ilusión
Simplemente ser quien vele tu sueño
En todas las noches de amor
Que te debo y que me debes
Para amanecer junto a ti
Entre cálidos besos
Y dulces caricias
Con el tierno roce de tus manos y las mías
Mientras veo tu rostro
Cada mañana.
He de cruzar la delgada línea
de este inmenso amor
Solo para llegar a ti.

Poco a poco.

Poco a poco el tiempo se acaba
Poco a poco la llama se apaga
Lentamente van pasando los minutos
Los días y las horas
Casi desvaneciéndose
el tiempo avanza ante mis ojos
Y se me va entre las manos
Entre los recuerdos
Entre las soledades
Entre inmensos pasos dados en cada lugar
Entre lo pequeño que se hace el mundo
Al cerrar mis ojos
Al intentar cubrir el sol con un dedo
Al sentir la fría brisa al caminar.
Que lento se me hace el vivir
En la apartada orilla del camino
En el sendero de melancolías
Mientras mi mente parece volar
Y mis manos quedan atadas
En lo superfluo de emociones
Que aguardan pacientemente
Un abrir y cerrar de ojos
Para perderme fuera de la realidad.

 

El día que me hice invisible.

El día que me hice invisible aprendí a volar,
Fui testigo de mis silencios
Y tormentos de mi corazón
Conocí la melancolía
Y me perdí a lo lejos en la soledad.
Me hice cómplice de mil lamentos
Y me enredé en la tempestad de la noche
Mientras en mi mente deambulaban recuerdos
En la escalinata de tantos olvidos
Y en la remembranza de mi corazón.

Mi vida junto a ti.

Quisiera regalarte el cielo
Pero lo veo en tus ojos al mirar
También un ramo de nubes
Pero se esfumarían con el viento
Quizás un puñado de estrellas
Para iluminar la más oscura de tus noches
Pero ellas simplemente bailan a tus pies
Esparciéndose por el mundo entero
Y pintándolo de mil colores
Solo para ti
Y me quedo con las ganas de regalarte
Solamente mi vida junto a ti.

El mundo gira.

Mi mundo gira solo por tu amor
Por tu sonrisa, por tu vivir.
Por los segundos que paso en ti
Y por las eternidades en tu lejanía,
Por tus silencios y tus melancolías,
En aquellas noches en que solo quiero abrazarte
Y hacer que olvides el tiempo,
Para perdernos en un beso
El cual se escabulla por cada rincón
Haciendo que mi mundo gire
Solo a tu alrededor.

Buscándote en el firmamento.

He de mirar al cielo
Cuando me sienta triste
Para buscar tu imágen en el firmamento
Y en cada estrella besar tu recuerdo
Mientras mi corazón solitario
Te extraña y quiere volver a ti
Cuando el pensamiento se vuelve problema
Y mis brazos te necesitan
Para volver a ser feliz
Y guardar conmigo tu lejanía
Para verte una vez mas sonreír
Y llenar mi ser de ti.

Pensado en ti.

La luna en mi balcón
Entre las sombras de la noche
Cubriéndome en silencio
Al amanecer.
Silencios de tempestades
Mientras el reloj no avanza
En los senderos de mi ser
En los sutiles atardeceres
Cuando el crepúsculo
Me recuerda que sigo aquí
En esta fría habitación
Solo pensando en ti.

Quiero llegar a ti

Quiero surcar el cielo
Para encontrarte en el infinito
Volando en una nube
Junto al sol.
Quiero sentirme preso
De mis pasos hacia ti
En el resplandor de un rayo de ternura
Donde pueda darte calor,
Bajo cientos de estrellas multicolores
Que bailan sin pudor.
Quiero perderme en el mar de tu sonrisa
Mientras las olas murmuran dulces palabras de amor
Acariciando suavemente tu recuerdo
El cual me llena de amor
En el puerto de mi alma
Donde habita mi corazón. 

Sueños de Cristal

Necesito sueños en el cristal
Que no se pierdan en el cielo
Que no se azoten con el vendaval
Y que mueran en un suspiro.
Necesito dulces tempestades
Al oir tu voz
Y que no se pierda en el firmamento todo tu amor
Que no mengue la luna al sentir tu distancia
Ni que mi alma llore de dolor
Necesito un amor verdadero
Que me cubra con su amor
Que no me de noches en vela
Ni que me mate de dolor.
Quiero simplemente un abrazo
Que me quite el temor
Que duerma tranquilamente en mis brazos
En las noches llenas de amor.

Sin rumbo.

La lluvia cae
El tiempo pasa
Y la desesperanza continúa
La sombra se vuelve gris
El pensamiento quedo en silencio
Y un trozo de mi alma muere en soledad
Las horas se detienen
Y mis pasos parecen no avanzar
El silencio se vuelve melodía
Y tu no regresarás
Mientras el viento aquieta aquellas lágrimas
Que rodando van
Por mi alma quebradiza
Que esta llena de dolor
Entre la suave brisa de otoño
En el matiz del tiempo
El cual vuela sin rumbo y sin amor.

Sueños muertos.

He tenido sueños muertos
Que agudizan mi bondad
Que queman mi ser herido
Y que me matan sin piedad
He tenido madrugadas
De las cuales no quiero despertar
Por que me ahoga el silencio
En donde no quiero acabar
Dejando la puerta abierta
Para que pueda pasar.
He tenido noches en vela
En un desliz de sinceridad
Cuando solo se pronunciar tu nombre
Que me atormenta una vez más
Mientras mi corazón sangra
Y me pierdo en soledad
He tenido palabras mudas
Cuando todos parecen hablar
Guardando mi sentir por siempre
Cuando las horas lentas pasen
sin regresar.

Caminé bajo la llovizna

Caminé por la llovizna simplemente pensando en ti
Sin importar nada a mi alrededor
Mientras tu imagen estaba presente
Entre la oscuridad de la noche
En medio de tanta tempestad.
Se me vino  tu recuerdo a la mente
Como una suave melodía
Entre mis madrugadas de soledad
Y el tiempo de olvido.
Me quedé pegado en el silencio
De las horas que no avanzan
Del tiempo que me separa de ti
Y de mis locas añoranzas.
Me quedé simplemente
Esperando el tiempo que no pasa
Mientras yo estoy aquí
Y tu en la lejanía de tus palabras.

Me dormí pensando en ti.

Me dormí pensando en ti
Y en tus palabras
En la sutileza de tu mirada
Y en el desliz dr tu corazón.
En la serenidad del pensamiento
Y en lo más profundo de tu ser
Preguntándome si pensarás en mi
Ahogándome en la incertidumbre
De las horas en que no estás aquí
Mientras mi mente vuelta
Colándose en tu ventana
Para ser un vendaval de melodías
Y velar tu sueño por cada rincón
En la penumbra de la noche
Y quedarme junto a ti.

Perdí.

Perdí el sendero de mis soledades
En el camino de mis lentos pasos
Cuando la oscura noche
Cubría todo alrededor
Dejándome oscuro el corazón.
Perdí el consuelo de mis lágrimas
Bajo cientos de estrellas tintineantes
Y la suave brisa que parece escapar a mi melancolía
Entre las lágrimas que caen sin parar.
Perdí
El tibio amanecer de mi vida
Cuando la aurora comienza un nuevo día
Y mi pensar busca mil respuestas
Que se van perdiendo lentamente... sin tu amor.

Idilio

Idilio de amor
Idilio de sentimientos
Idilio de ternura y pasión.
Idilio de momentos en la cordura
Idilio de sentir el corazón
Idilio de cicatrices dentro de mi alma
Idilio de mi devoción
Idilio de letras en silencio
Idilio simplemente sin tu calor...

Quiéreme así.

Quiéreme como se quiere lo que pierde
Lo que se anhela o se ansia
Como lo prohibido
Con sentimiento y corazón
En lo sublime del pensamiento y por cada rincón.
Quiéreme con el alma
Sin alejarme de tu amor
En la penumbra de la noche
Y en el viento que pasa sin pudor.
Quiéreme simplemente en silencio
En los pasillos olvidados del corredor
Cuando las mariposas se cuelen
En tu ventana sin temor
Y las olas del mar dejen de bañarse de amor
en aquel inmenso mar.
Quiéreme solo así
Tan solo como yo se quererte
Con vehemencia y con una pizca de amor.


Perdido en ti.

Déjame tocarte el corazón
Y enamorarme de tu alma
De sentir que te necesito
Cuando la noche se vuelve luna
Y el brisa del viento se cuele por cada rincón.
Déjame perderme en ti
En tus sutiles palabras
Y en la ternura de tu ser
Cuando me amarro a tu cintura
Y me pierdo en la pasión
De un tímido beso
Que me llena del calor de tus abrazos
Deteniendo el tiempo
Que pasa entre las suaves sábanas
Que rebosan de mis ganas de amar
Cuando la cuidad duerme
Y yo me quede preso por siempre junto a ti.

Paisaje de amor.

He de inventar un paisaje
Donde abunde el amor
Donde las horas vuelen
Y los sueños sean multicolor
He de inventar noches sin final
Y días en donde las flores alegren todo el lugar
Y dulces melodías cautiven a la luna
Que menguará en los brazos
De aquellos amantes
En el sueño profundo de caricias color carmesí.
He de inventar pasos en nubes de algodón
Para sentir volar sin alas
Mientras cálidas estrellas bailan
En el bullicio de serenatas llenas de amor
Bajo la suave noche
cuando el silencio se hace canción
En este paisaje que compartimos sólo tu y yo.

Mi sueño escribiré junto a ti.

Mi sueño escribiré
Con trozos de tu alma
Con una lluvia de besos
Y caricias sin final
Cuando el crepúsculo nos descubra
Con suaves abrazos
En un tibio beso
Que guardaré en lo mas profundo de mi corazón
Tomando tus suaves manos
Mientras me reflejo en tus ojos
Para perderte en la mas hermosa realidad
De estar a tu lado sin pensar en nada más
Deteniendo el mundo
Mientras plasmo en mi alma
El susurro de tu voz
Y la pasión de tus besos
Que viviran en mi por siempre
Mientras mis manos siguen escribiendo
Esta historia de mi sueño junto a ti.

Bienvenidos



A un Rincón de Palabras que echa prosa, pensamiento y/o poesía, nos llevarán a lugares mágicos, lejanos y quizás inciertos, simplemente, por ser lo que son, solo letras del corazón que envuelven Sentimientos puros del Alma mía.

Páginas

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar

C.Herz. Con la tecnología de Blogger.

Visitas